All Posts By

eva-vallejo

Ser una persona voluntaria

Cristina Sainz Martínez

¿Que qué implica ser una persona voluntaria? Simplemente, ser humana, con todo lo que ello conlleva: Nadie se despoja de errores, malas praxis ni desafortunadas intenciones solo por abrazar la práctica del voluntariado. Esta palabra se tiñe, erróneamente, de heroísmo, idealización y salvación, pero, al menos para mí, no debería ser otra cosa más que ceder tiempo, espacio y voz. Como cualquier otro trabajo, exige continuamente una formación y una revisión de nuestra moral y nuestros principios, pues como seres humanos sujetos a constantes y fluctuantes demandas, nunca debemos dejar de aprender:

Aprender que los lazos que se crean, si no son horizontales, no son lazos.

Aprender a no observar desde una perspectiva occidental, a dejar de lado nuestro privilegio blanco, aprender a descolonizarnos y a no caer en el asistencialismo ni en la compasión.

Aprender a no crear y/o querer ver necesidades solo porque son concebidas como tal desde nuestro prisma cultural, sin tener en cuenta las demandas reales de la población local, en lugar de garantizar su protagonismo en cada una de las fases del proyecto.

Aprender a acompañar en el proceso, aportando conocimientos y experiencia, pero sobre todo a dejarnos acompañar y florecer al compás de la diversidad cultural.

Y, sobre todo, es el revoltijo de ilusión y nervios en el estómago cuando sueñas con ello. El brillo en los ojos mientras ves a tus compas trabajar en ello. Es la pasión que denota nuestra voz cuando explicamos el proyecto. Es el abrazo del equipo cuando se cumplen objetivos. Es sororidad,
es
compañerismo.

 

No paramos de mover arena

¿Cómo he llegado aquí? ¿Qué me ha pasado en estos dos años?

De verdad si alguien me dice hace 3 años que iba a fundar una Asociación de cooperación con mis amigas, me río, y además un rato.

No somos consciente de nuestras capacidades hasta que nos ponemos a hacer lo que queremos, sin pensar mucho en el cómo, sin saber que algunas cosas sí fueron imposibles, hasta que juntas, confiando las unas en las otras, lo conseguimos.

Sí es cierto que tuvimos y tenemos dudas, que a veces no sabemos si lo estamos haciendo bien, si de verdad nuestra aportación es útil o si estamos pisando a otra gente que trabaja para lo mismo. Nos reinventamos día a día para evitarlo, unimos lazos locales y explicamos eso de evitar ser “la/el blanca/o salvador/a” en unos campamentos donde sus abuelos y abuelas tuvieron los mismos pasaportes que nosotros. Que el proyecto no es nuestro, sino suyo, y desaprendemos, de verdad constantemente. Y qué bonito es educarnos juntas.

Dos años donde he aprendido a regar, sí sí, a regar, un “por mí y por todas mis compañeras”. Cuando pasas un día allí, constantemente escuchando, constantemente pensado las maneras. Cuando las encuentras, cuando sigues escuchando y cuando juntas se construyen los caminos y no paramos de mover arena… Nos regamos, y yo ya no sé cuántos metros mido ni comprendo mi cuerpo cuando se pone a llorar y no es tristeza ni alegría…ni siquiera él sabe qué le pasa. Una mezcla entre miedo y “adelante”.
Escuchar a tus compañeras, de la otra orilla y de esta, hablando de los mismos problemas, masticarlos, vomitarlos y gritarlos juntas.
Y te estalla el corazón, tal cual, porque eso de la palabra “sororidad” es regar y qué bien que juntas movamos arena aunque los argelinos no nos dejen pasarla por la aduana, porque tengo muchas macetas con nombres de sueños.

Y… qué bien tener tantos sueños, porque seguro que alguno se cumplirá.
Lo dice la estadística, no yo.

Rosana González López, cofundadora de Moviendo Arena

Si otros muros han caído… no pararemos hasta tirar este

Eva Vallejo Martínez – Coordinadora de Comunicación

 

Hay un país entero dividido por un enorme muro.

No, no es el muro de Berlín, este solo medía 120 kilómetros de longitud.

El muro del que yo te hablo es de casi 3000 km, para que te hagas a la idea se podría rodear y aislar a Portugal dentro él.

No, no se acaba de construir. Existe desde 1980.

Este muro, se trata de “la mayor barrera creada por el ser humano después de la muralla china”, y sí, también se puede ver desde Google Earth. A pesar de todo esto, seguro que no has oído hablar de él.

¿Qué por qué no has oído hablar de él? Porque forma parte de un conflicto casi olvidado gracias a la presión que reciben los medios de comunicación internacionales.

¿Cuál es la excusa para su construcción? Controlar un territorio ocupado y, sobre todo, dividir. Es para lo que sirven los muros. Dividir lo que sea. Incluidas familias.

Lo cierto es que lo peor del muro no es él en sí, es su alrededor. Rodeando esta construcción se encuentra uno de los territorios más minados per cápita en el mundo, las minas antipersona y las minas antitanque ya se han cobrado la vida de miles de personas.

¿Sigues sin saber de lo que hablo? Ya te lo he dicho, esta situación ha querido ser olvidada de la comunidad internacional.

Pero el día de hoy, en 1989, el muro de Berlín cayó. Por lo que hoy es el día de dar voz a todos esos muros olvidados que tarde o temprano acabarán con el mismo resultado.Resultado de imagen de muros fronterizos en el mundo

Este muro divide el Sahara Occidental en dos mundos. Este muro es la firma de la ocupación de Marruecos dentro del territorio saharaui de manera militar e ilegal.

Puede que se trate de un conflicto en el olvido, pero en días como hoy es difícil de olvidar que si otros muros han caído… no pararemos hasta tirar este.

#worldwithoutwalls

Deworming report

Evaluación anual- Campaña antiparasitaria

Rosana González López, coordinadora de la Feria de la Salud

El curso 2017-2018 del colegio “Logroño” de Bukraa (El Aaiún) comenzó acogiendo el programa escolar de Feria de la Salud Saharaui, un proyecto de la asociación juvenil Moviendo Arena. A modo de prueba, se llevaron a cabo durante octubre, enero y junio, unos talleres de Educación para la Salud. 

En este artículo os presentaremos un resumen del estudio intervencional que se realizó con permiso del Ministerio de Salud Saharaui y de las conclusiones a las que se han llegado gracias a los resultados obtenidos.

De octubre a enero:

La clase que recibió los talleres de educación para la Salud tuvo una mejoría respecto al IMC (Índice de Masa Corporal) en proporción del resto de los alumnos, excepto en el caso de las niñas y los niños que no viajaron con Vacaciones en Paz (programa de acogida durante los meses de verano en España). Estos menores han incrementado su talla en los 3 meses sin tener un aumento proporcional de su peso, lo que nos provoca esta alteración tan llamativa en su IMC.

Lejos de lo que se podría pensar de Vacaciones en Paz, tras el regreso a los campamentos de refugiados de estos menores, no existe una bajada brusca, sino que los niños tienden a mantener su IMC. Diversas variables a tener en cuenta podrían ocasionar estos fenómenos: la continuidad en el envío de alimentos por parte de las familias que acogen en verano, una dieta hipercalórica, el apoyo a nivel escolar, el pico de crecimiento correspondiente a la edad en la que se encuentra la clase (de 10 a 12 años) o el tratamiento antiparasitario que se realiza durante la estancia de Vacaciones en Paz.

Sin embargo, ¿qué ha ocurrido con los menores que no viajaron con Vacaciones en Paz? ¿por qué ha empeorado su situación basal de verano a invierno? ¿hablamos sólo de un crecimiento descoordinado entre peso/talla? Con esta serie de preguntas, nos lanzamos a investigar qué ocurriría en esta clase si a todos los niños se les diese un tratamiento antiparasitario.

El inicio de curso es el momento perfecto para la propagación de ciertos parásitos intestinales, ya sean Enterobius Vermicularis, Ascaris lumbricoides u otros protagonistas endémicos. Tras observar que no se estaba llevando a cabo la campaña sanitaria antiparasitaria en las escuelas desde hacía un tiempo, 
se decició llevar a cabo una campaña antiparasitaria con el fin de observar el impacto de esta medida en la salud de los niños. 
Por ello, elegimos como tratamiento dar una única dosis al año de Albendazol masticable (400mg) para reducir la carga de helmintiasis y la clínica que provocan estos parásitos. 

Siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), “se establece que el tratamiento farmacológico periódico sin diagnóstico individual previo para todas las personas en situación de riesgo que vivan en zonas endémicas, se trata de una intervención de Salud Pública”. Además, como se ha ido realizando desde octubre, la OMS recalca que es de vital importancia la Educación sobre Salud e Higiene para reducir los casos   de transmisión o reinfección.

Gracias al éxito del crowdfunding de enero 2018 que realizamos a través de las redes sociales de Moviendo Arena, pudimos llevar a cabo la campaña antiparasitaria con Albendazol (400mg-Eskazole). El tratamiento no solo se suministró a nuestra clase de estudio, sino a todo el colegio “Logroño” (El Aaiún) con un total de 308 niños durante los días 29 y 30 de enero de 2018. Hoy día, el Ministerio de salud inició el programa en todas las escuelas, por lo que no es necesario que continuemos con esta iniciativa a futuro.

De enero a junio:

Se observó una mejora del IMC de toda la clase, tanto de los que viajan con Vacaciones en Paz como de los que no pudieron acceder al programa. La descoordinación peso/talla se reconcilió, pero en el caso de las niñas y niños sin acceso a Vacaciones en Paz, los índices no alcanzaban la normalidad, situándose en una media de infrapeso frente a los menores que sí viajan.

Quedaba demostrada así la necesidad de un tratamiento periódico anual en las escuelas de los campamentos de refugiados saharauis. Se podría reducir la mortalidad disminuyendo la carga de parasitosis en los niños que no acceden a Vacaciones en Paz, y para evitar la reinfección en los niños que ya hayan sido tratados.

COMPARATIVA ENTRE LAS CLASES:

Gracias a la campaña antiparasitaria, las demás clases accedieron a un registro de su estado nutricional. De esta manera, pudimos observar qué ocurre en clases de diferentes edades, aulas donde la mayoría ha viajado en Vacaciones en Paz, o al contrario. El 55,84% (172) son niños y el 44,15% (136) son niñas.

                    

En estos gráficos se representa el porcentaje de niñas y niños que están por debajo de los percentiles 50 y 3 respecto al peso dentro de cada clase. El primer gráfico representa edades comprendidas entre los 7 y 10 años, y el segundo de entre los 10 a 13 años. La edad de los niños para el estudio es bastante relevante, ya que los menores de 10 años nunca han viajado con Vacaciones en Paz y los mayores de 10 tienen más probabilidades de haberlo hecho.

Cabe añadir que cuando hablamos del crecimiento de los menores, un percentil va a permitir comparar los datos de un niño u niña con los de otros menores de sus misma edad y sexo, por ejemplo, estar en el P50 significa que el 50% de los niños y niñas tienen una medida igual o inferior al menor que se estudia, en el caso del P3 solo el 3% de los niños y niñas tienen medidas inferiores, frente a un 97% que la supera, representando los límites de la normalidad.

En nuestro caso, siguiendo las tablas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se ha podido observar que:

  • En las clases de 7-10 años, el 70% de todas las niñas está en un peso por debajo del P50, y un 17% por debajo del P3.
  • En las clases de 7-10 años, el 77% de los menores varones está en un peso por debajo del P50, y un 19% por debajo del P3.

Siendo menores de 10 años, las características entre niños y niñas son similares, lo que no nos permite realizar una comparación al respecto. Las diferencias entre las aulas y los niños recaen en variables propias de la diversidad familiar, demostrando que no todos los niños tienen las mismas condiciones sociales.

  • En las clases de 10-13 años, el 65% de todas las niñas está por debajo del P50, y un 15% por debajo del P3.
  • En las clases de 10-13 años, el 62% de los niños está en un peso por debajo del P50, y un 12% por debajo del P3.

Como ya se ha comentado, a partir del verano de 2017 los niños viajaban con Vacaciones en Paz a partir de los 10 años. Dentro de esta franja de edad, ¿veríamos diferencias significativas entre los que viajaron y los que no?

Los datos de la porción de niños y niñas que viajaron frente al total por cada clase nos dice lo siguiente:

  1. Clase 1- 22/23: Vemos que dentro de las niñas hay un 60% por debajo del P50, pero no hay ninguna niña por debajo del P3. En el caso de los niños es similar, un 75% está por debajo del P50, pero ninguno por debajo del P3. Es decir, solo hay un 40% de niñas y un 25% de niños que están en los límites de la normalidad.
  2. Clase 2- 19/22: El 55% de los niños está por debajo del P50, un 11% por debajo del P3. El 54% de las niñas por debajo del P50 y un 23% , por debajo del P3.
  3. Clase 3- 4/24: El 64% de los niños está por debajo del P50, un 7% por debajo del P3. El 50% de las niñas están por debajo del P50 y un 10% por debajo del P3.
  4. Clase 4- 7/26: En esta clase la diferencia es más llamativa, ya que el 70% de los niños tienen un peso por debajo del P50 y un 10% por debajo del P3. Con las niñas es parecido, un 60% está por debajo del P50 y un 10% por debajo del P3.
  5. Clase 5- 17/28: En esta clase la diferencia afecta en mayor medida a las chicas, un 75% está por debajo del P50 y un 25% por debajo del P3. Mientras que el 63% de los niños están por debajo del P50 y el 13% por debajo del P3.

Por lo tanto, no hay una verdadera diferencia significativa entre las aulas según el número de menores que viajan con Vacaciones en Paz. El problema de infrapeso no consigue solucionarse en dos meses de verano, ya que una buena nutrición requiere que esta sea variada y habitual.

De la misma manera podemos evaluar la talla de los más pequeños, es decir, de los menores con edades de entre 7 a 10 años.

                

Se puede observar que la velocidad de crecimiento es similar entre los menores de estas edades. Sin embargo, entre las aulas de 10-13 años, hay una cuestión que nos sorprende, ya que hay más niñas que niños por debajo de la talla normal acorde a esta edad. Es decir, durante la adolescencia es normal que las niñas crezcan más rápido que los niños, pero aquí tenemos un freno que no permite su desarrollo normal. ¿Se debería realizar una discriminación positiva hacia las niñas en los viajes de Vacaciones en Paz para que su pubertad no se viese afectada?

               

Respecto el IMC de los niños entre 7 y 10 años son bastante llamativos los valores de los niños, la mayoría por debajo del IMC normal para sus edades. Los IMC de los niños entre 10 y 13 años tienden a compensarse en mayor medida, pero en la mayoría de los casos más de la mitad de todas las clase están por debajo del P50.

CONCLUSIONES:

-Es necesario el uso de profilaxis antiparasitaria anual en los colegios de los campamentos de refugiados saharauis.

-Es necesario el apoyo nutricional anual para los menores en edad escolar, compuesto por una dieta variada para evitar fluctuaciones en su alimentación, únicamente dos meses de verano no solucionan sus carencias.

-La educación para la Salud se debe convertir en una pieza fundamental en cuanto a Salud escolar, ya que la prevención es la fuente más sencilla y sostenible de Salud en los campamentos.

FUTURO:

Desde Moviendo Arena queremos seguir apoyando la Educación para la Salud en los campamentos, por ello este curso 2018-2019, Feria de la Salud Saharaui tratará de ampliar el rango de acción de las escuelas de los campamentos saharauis gracias a un acuerdo con el Ministerio de Salud, desde donde se trabajará con las enfermeras de Salud Escolar para potenciar la Educación para la Salud, la prevención y fomentar el uso de la epidemiología.

Otro de los objetivos de Moviendo arena vuelve a centrarse en los doblemente olvidados. Los menores que no están escolarizados no reciben la profilaxis y tampoco se les facilita el acceso a Vacaciones en Paz por la vía habitual. Desde Moviendo Arena, tratamos de que aquel niño o niña con diversidad funcional o enfermedad que no accede al sistema educativo pueda acceder tanto a Vacaciones en Paz (como ya se hizo con 5 menores este verano de 2018) como a la profilaxis, gracias al apoyo de Río de Oro Onlus y demás Asociaciones de Amigos del pueblo Saharaui.

Vacaciones en Paz

Desconcierto de los que nunca han visto nada distinto al desierto.

Emoción y ganas de los repetidores que se abrazaban a sus segundas familias.

Cierta incertidumbre, pero también mucha ilusión.

Trazos de inseguridad, pero mucha alegría, mucha entrega y muchas ganas.

La emoción de los niños y la ilusión de las familias se respiraba en cada rincón de la terminal 4 de Barajas.

Las noticias cada vez son mejores. Los niños ya están adaptados y disfrutan de sus vacaciones en paz.

Ha sido genial empezar esta nueva aventura.

El año que viene, más niños, más familias y más ilusión.

Seguimos moviendo arena.

  • Marta Álvarez Aguirre

Día Mundial de las Personas Refugiadas

A día de hoy, hay más de 740 millones de personas desplazadas en el mundo, de las cuales más de 65.6 millones son refugiadas. A día de hoy, cada minuto 31 personas tienen que dejar atrás sus hogares debido a guerras, conflictos armados, persecuciones y vulneraciones de derechos humanos. Muchas de estas personas no pueden reclamar protección a su país de origen y se ven obligados a salir hacia países terceros, muchas de ellas ni siquiera tienen un país al que pedir protección.

Los números nos marean… son demasiado altos. Hoy es el día del refugiado, día en que recordamos que 1 de cada 110 seres humanos no pueden volver a su país de origen. Y sobre todo, recordamos que el año 2017 fue el año con más personas sin poder volver a casa desde la II Guerra Mundial.

¡Pero que no cunda el pánico! La mayoría (85%) viven en países “en vías de desarrollo”.. prefieren quedarse en los países vecinos esperando a que la situación mejore para volver con sus familiares y amigos. No son los países europeos, EEUU o Canadá los que más personas han acogido durante esta crisis. No ha sido tampoco España, quien tan solo ha cumplido el 11% de lo pactado en la acogida de personas refugiadas (aunque parezca que la situación del barco Aquarius nos hace olvidarnos de este hecho).Y especialmente vuelvo a repetir que no ha sido España, país que ha abandonado en el desierto de la Hammada a cientos de miles de personas cuyos abuelos, padres, madres o incluso ellos mismos tenían y tienen nacionalidad española. Refugiados desde 1975, 43 años viviendo en una de las zonas más inhóspitas del mundo: calor, siroco, inundaciones, falta de soberanía alimentaria, escasez de medicamentos, alta prevalencia de personas con discapacidad, jóvenes sin oportunidades de trabajo… la lista sigue, sigue y sigue. Hoy, en el día de refugiado, miles de familias procedentes de todos los puntos de España se están preparando para acoger a los niños y las niñas que este verano, uno más, llenarán nuestras playas y parques de risas y palabras en hassanía.

Solo esperamos que en un futuro no muy lejano este programa no sea necesario, que ningún/a niño/a del mundo se vea obligado a separarse de sus familias porque las condiciones del medio no sean favorables para su desarrollo. Que ningún/a niño/a tenga que viajar solo/a para poder (sobre) vivir, y que los países que mal llaman “desarrollados” abran sus puertas y dejen de esconderse detrás de vallas de espino y concertinas ante la necesidad del otro.

-Belén García Villoria

“El Sáhara llamará para siempre a aquellos que han probado el sabor de su aventura”

Han pasado ya cuatro días desde que volví de los campamentos de refugiados saharauis en Argelia, y aún no me acostumbro al día a día de nuestro mundo. Cuesta adaptarse de nuevo a las realidades absurdas que dirigen nuestros días en este mundo capitalista y manipulado de insatisfacción. Donde lo verdaderamente importante, lo que debe hacernos felices queda enmascarado por lo material, los horarios, las prisas, las fachadas. Donde se sabe mucho de cómo demostrar ser feliz pero poco de sentirlo realmente.

Qué puedo decir, la felicidad reside en lo que no se ve, en lo que no se compra y en este viaje he podido experimentarlo a cada segundo. Fuera móvil, fuera televisión, fuera reloj, fuera prejuicios y directrices sociales. Sólo queda uno mismo, en paz, disfrutándose y sintiéndose.

No sabéis lo feliz que se puede ser con sólo escuchar las risas despreocupadas de tus compañeros mientras cruzas el desierto en un coche lleno de polvo y olor a gasolina, con la música más cutre a todo trapo. Porque sabéis? Lo importante no es el coche, ni el polvo, ni la música, lo importante son las personas que van dentro, con sus sentimientos, sus valores e ilusiones. Este viaje no habría sido lo mismo sin ellos: sin la bendita locura de Bea, la complicidad con Raquel, la energía positiva de Ángela, la humanidad y pureza de Athe, la inocencia de Clara o la maravillosa forma de ver la vida de Delia. Sin el cariño, la risa y las palabras sinceras de Moha, la bondad en el corazón y los ojos de Saila o el entusiasmo y la ambición por crecer de Mahjub. Por supuesto nada de esto habría sido posible sin el esfuerzo de quien no se pone imposibles, quien un día decidió perseguir sus sueños y creyó en un proyecto hasta hacerlo realidad: gracias por empezar todo esto Ro y por ser un empujón a tiempo. Vaya equipazo que forma moviendo arena, qué orgullo y qué suerte formar parte de ella. Vamos para arriba chicos con una ilusión insaciable.

El pueblo saharaui es bellísimo y único. No he necesitado muchos días para darme cuenta. Desde el momento en el que pisé su tierra sólo he recibido amor, respeto y cariño por su parte. Tienen una cultura y unos valores de los que pueden sentirse bien orgullosos y que han sabido mantener a pesar de las adversidades. Eso habla de su fuerza y de su valentía también. De ellos he aprendido que la lengua no importa cuando existen abrazos y miradas sinceras, que da igual a qué dios reces o a qué cultura pertenezcas, porque al final todos los corazones sienten el mismo amor. He aprendido a querer mucho en muy poco tiempo y a ver la belleza en lo simple. Que hacer el té puede llegar a ser el momento más divertido del día y aprender a hacerlo el mejor de los retos

Me agradecían constantemente el haber ido allí a ayudarles… pero yo me sentía extraña sabéis… porque lo paradójico es que ha sido al revés, ellos me han acabado ayudando a mí. Muchísimo más. Por todo esto les estoy agradecida, por haberme abierto sus casas de par en par, porque todo se les hacía poco para agradarnos, por haberme confiado sus inquietudes y anhelos y, en definitiva, por haberme hecho sentir una más entre ellos.

Os aseguro que el desierto es mágico. Y a pesar de la belleza de sus dunas y de tener el cielo estrellado más bonito de todos, la magia reside en quienes lo habitan. Gracias, gracias y gracias. Por mi parte puedo asegurar que seguiré luchando porque se haga justicia, por llevar la voz de los saharauis lo más lejos posible, y que el Sáhara libre retumbe en cada esquina de nuestro país. Porque se merecen resolver su situación de una vez por todas y porque al menos yo siento asco por vivir en un mundo donde aún se permiten realidades así.

No puedo terminar esta reflexión sin hablar de una persona. Ella es Rossana Berini, residente en la región de Bol-la allí en los campamentos y voluntaria de la ONG italiana Río de Oro. Haber podido vivir en su casa ha sido todo un regalo. Entre esas paredes hay magia de verdad. Sus habitantes Freddy, Jean Franco, Ahmed, los pequeños Chej y Malaidín… han sido una familia para mí estos días y les llevo ya en un rinconcito de mi corazón. Mujeres como Rossana Berini permiten que siga confiando en la especie humana. Porque en su casa se respira solidaridad y amor puro, tanto que traspasa los poros de la piel hasta meterse muy muy dentro, y entonces sólo puedes sonreír y ser feliz todo el rato, y dar abrazos y querer mucho a los demás y a ti misma. Te admiro muchísimo Rossana y ojalá seas eterna porque los saharauis en particular, y el mundo en general, te necesitamos.

“El Sáhara llamará para siempre a aquellos que han probado el sabor de su aventura”

Volveremos a ti Sáhara, para seguir creciendo entre tus dunas y encontrarnos de nuevo con el amor y la humanidad.

SHUKRAN

Es cierto, odio las despedidas. Odio tener que despegarme físicamente de personas tan extraordinarias y que nos hacen aprender tanto como los saharauis. Y sí, me atrevo a generalizar porque llevan intrínseco el gen de la hospitalidad. Siempre nos han entregado todo lo que tienen y más para convertir su jaima en el sitio más acogedor que conozco después de casa.

Estoy muy satisfecha con el grupo, con los avances que hemos conseguido juntos y con las ganas e ideas nuevas que tenemos para seguir creciendo.

Ahora estamos más cerca del pueblo y ese es nuestro gran objetivo, su empoderamiento. Hacer que ellos sean la cara visible en los campos y que transmitan los conocimientos del ámbito sanitario y de prevención de la salud que nosotros preparamos desde España. Y así, con esta metodología es como hemos actuado estos días. A través de juegos didácticos, expresión corporal y explicaciones en hassania sobre el aparato circulatorio, renal e intercambio gaseoso.

Esto no podría ser posible sin nuestros tres voluntarios saharauis (Mohamed, Saila y Mahjoub), imprescindibles por su carácter, su aportación y por el gran trabajo que siguen realizando allí tras nuestro regreso.

Otro de los puntos fuertes ha sido la aprobación por parte del ministerio de salud de la campaña antiparasitaria que hemos realizado en el colegio (madrasa Logroño Bucraa)

(Quería escribir también sobre la reunión que han tenido con el grupo de mujeres y con la formación que han hecho a las enfermeras, pero fue después de venirme)

Volvemos sin bolsas que facturar pero con un equipaje dentro de cada uno de nosotros mucho más pesado y valioso. La experiencia que nos habéis brindado, lo aprendido y las pilas recargadas para seguir y mejorar. Porque lo dicho, esto no es ningún final sino un punto y seguido dentro de una historia que hacéis que se escriba sola. SHUKRAN.

¡Feliz día de la Madre!

Hay muchos cuentos que hablan de hadas y, en concreto, a mí me gusta mucho el momento de Peter Pan, donde si decías que las hadas madrinas no existen, una muere.

Al final las hadas, los sueños, la magia y los cuentos existen si tenemos la fe de creernos que son posibles y los luchamos, día a día. Si tú crees que no puedes conseguir tu sueño, tendrás razón, y un hada morirá ¿me explico?

Pues yo conozco a un hada madrina madrinísima, se llama Rossana Berini. Hace ya muchos años que hizo maleta de sueños, magia y fuerzas, se marchó a los campamentos de refugiados saharauis. Ella va junto a su sonrisa mejorando la vida de aquel que toca, como si tuviese polvos mágicos.

Fundó RIO DE ORO Onlus, una ONG italiana que trabaja por el bienestar de niños con diversidad funcional y enfermedades de los campamentos de refugiados saharauis.

Verano tras verano ha fundado una familia. Jóvenes que funcionamos como hermanos, con sueños comunes y raíces bien regadas, porque ella nos demostró que si quieres puedes, y que todo existe si tienes el coraje suficiente de trabajar por ello.

Después de todo este tiempo, sembrando semillitas de magia, han ido naciendo muchas asociaciones, las últimas fueron Rio de Oro – Les Enfants de sable y nosotros mismos Moviendo arena: amigos de Rio de Oro… por eso, por la familia de Rio de Oro Onlus”.

Rosana González López

¡Feliz día de la madre Ross!

Siroco en mi cabeza

Efímeras son las huellas en el desierto.

Piso fuerte para aumentar el efecto,

Pobres resultados…es cierto.

Tengo la firmeza de que algo se me escapa.

Paro.

Suelto aire, lo cojo.

Miro a mi alrededor…

Choque de realidad y expectativas

Desierto al desnudo, la supuesta “NADA”

No fue como imaginaba.

 

-¿Qué hora es? pregunto,

-¿Acaso importa? me responde

-Claro, no me da tiempo

-¿Usted es de fuera verdad?, se ríe

-¡Necesito organizarme!

-‎Crees que lo necesitas.

 

Me quedo sentada, no entiendo nada

Quiero abarcarlo todo, quiero ayudar a todos.

Me creo la solución, alguien importante

Les falta motivación pienso indignada.

 

De pronto granos de arena me azotan la cara a gran velocidad,

(Handulila madraza!) Resguardese, es un siroco!

Estoy bien fuera, yo controlo!

Al momento, atrapada y enterrada

Al momento, rescatada y acogida.

De desconocer empecé a entender

El té caliente me ayudó a esclarecer.

 

Desde entonces mi corazón abrieron,

Huellas profundas tengo,

En cambio ellos, sin pisar fuerte me anduvieron.

 

En ese momento aprendí el valor de dar importancia, realmente a lo importante.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies