Category

Hoy es el día de…

Refugee children are firstly children

Texto: Christina Nenonen

Fotografía: Miguel Ángel Pachón

 

On this World Children’s Day my heart is with disabled refugee children in the Sahara desert. The world is in the middle of a pandemic. I can’t help but to worry about the countless refugee children who already were in a middle of difficult situations before the pandemic.

UN Convention on The Rights of The Child is a convention that states all the rights which every child around the globe is entitled to. Unfortunately there are millions of children that face violations on their rights daily.

I am a part of Moviendo Arena and Rio De Oro Onlus. I have been volunteering with them for several years. Last summer, because of Covid-19, was the first summer without the summer camps in Grottammare, Italy since their activities started. Rio De Oro Onlus offers an opportunity to spend summer time in Italy for many disabled children from Sahara refugee camps. They receive for example medical care, activities and for example physiotherapy and attention and care from volunteers from all around the world. It is a beautiful, challenging and a learning experience for everyone, for children and us volunteers.

I have seen the results of Rio de Oro’s work. The smiles on children’s faces, their skills and self esteem improving and the way they see themselves as an important part of the Rio De Oro family during summer. Some of the children that visit Italy don’t go to school in the Sahrawi refugee camps. They are as willing to learn as any child. They have ideas, hopes and dreams as any child and they care deeply for their family. Being a refugee does not change it. I hope refugee children would be firstly seen as children.

The work of Rio De Oro Onlus is focused on disabled refugee children who are in many ways in vulnerable situations. There is still stigma related to disabilities. Rio De Oro Onlus does incredible work on the refugee camps to provide health care, support and information about disabilities, so these children will have better lives and futures.

All children have a right to health care and education. There are many obstacles that refugee children face, especially disabled refugee children. How do we ensure that they have the same educational opportunities as able children and children that live in my country? We can not forget these children.

I live in Finland and I acknowledge my many privileges that allow me to speak about these issues. I would like everyone, who reads this, to think how you could support refugee children to have their rights become a reality. It doesn’t always have to be money, we have other ways too: raise awareness, write to your governments and speak with your friends.

All children in the world are our children. The realisation of child rights is our responsibility.

Christina Nenonen
Volunteer

12 de octubre

 

Si algo tienen en común el pueblo saharaui y los pueblos originarios de Abya Yala, es el expolio y el (deliberado) olvido:

Así como se borraron las responsabilidades de España (y Europa) en la historia del Sáhara Occidental, manipulando la historia (¿qué sabe nuestra población sobre nuestra provincia 53?, ¿y el referéndum?, ¿y el acuerdo tripartito de pesca?, ¿con quién negociamos?), hoy se celebra el 12 de octubre como un descubrimiento, donde libros, escuelas y partidos nos llenan de orgullosas banderas y despliegues militares para conmemorar lo que, sin lugar a dudas, fue un genocidio bautizado como festividad por un régimen dictatorial.

Este proceso (¡porque aún no ha terminado!) de colonización, no solo supuso un saqueo de recursos, violaciones (recurrido elemento de las estrategias de dominación) y asesinatos. También supuso la destrucción de sistemas sociopolíticos y culturales, de formas de organización comunitarias, de lenguas, espiritualidades, pensares y sentires. Y, sobre todo, supone la perpetuación de una estructura basada en los privilegios, la discriminación y el racismo.

Hoy, 12 de octubre, ‘’día de la Unidad Nacional Saharaui’’, celebramos junto al pueblo saharaui su resistencia ante el colonialismo español y su lucha por la autodeterminación.

Hoy, 12 de octubre, ’día de la Hispanidad’’ en España, Moviendo Arena se suma a las resistencias de los pueblos anticolonialistas y antirracistas que denuncian que “América no fue descubierta, fue invadida y saqueada”. Fue y es, al igual que el resto de territorios del Sur Global que siguen a merced de sistemas extractivistas y colonialistas.

*¡Mira este vídeo, no te llevará ni 5 minutos!:

*Te invitamos a que, como nosotras, firmes el comunicado de apoyo a la artista Daniela Ortiz, que tuvo que huir de España con su hijo por las amenazas y la violencia racista que sufrió por su trabajo anticolonial, muy presente en días como hoy:
https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLScqDv1P3qNLv5k2wjGf_Mfr0IAfjQz8mxcuxDspiG4ys8Tpfw/viewform

Día mundial de la salud mental

“La sociedad no crecerá hasta el día que entendamos que la mente también enferma» Sandra Escudero
 
Cristina Sáinz
María Gonzalo
 

Según la OMS, la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades.

 

Estamos en un constante cambio, tanto interno como externo. La sociedad nos pone a prueba prácticamente en cada momento y, en muchas ocasiones, es muy difícil conseguir tener una buena salud mental.

 

Bien es sabido que existe todo un entramado de situaciones (ser mujer, ser migrante, ser pobre, ser LGBTIQ+, tener discapacidad o diversidad funcional, etc.) que va aumentando las posibilidades de que nos cuelguen la etiqueta diagnóstica. Pero…

 
¿Qué hay detrás de todo esto? ¿Quién dictamina qué es “lo normal” y en base a qué? ¿Tenemos un verdadero enfoque bio-psico-social?
 
 
Vivimos en una sociedad (desde hace bastantes años), donde nos encontramos con trabajos precarios y temporales cuando nos exigen una formación específica y años de experiencia. Con unos servicios mínimos en sanidad, servicios sociales y educación. Con un paro, en general, de larga duración. Con unos precios inalcanzables para conseguir el derecho a una vivienda digna. Con una pobreza importante a nivel mundial. Un país donde tenemos olvidadas a las personas mayores, a las que les invade la soledad. Donde seguimos viviendo en un sistema cisheteropatriarcal. Un país en desigualdad de clases, donde la población rica cada vez es más rica y la pobre más pobre. Donde se sigue cuestionando a las víctimas de violencia de género y el machismo toma nuevas formas (pero también perduran las de siempre). Donde a las personas con diversidad funcional, personas sin hogar y personas migrantes, entre otras, se las aísla y se las deja fuera de la “norma”.
 
 
En esta “nueva-normalidad” hemos podido ver cómo, por un lado, se exacerbaban (la mayoría no se creaban, sino que ya pre-existían) muchos problemas de salud mental debido al confinamiento y es que: ¿y si no tengo casa dónde confinarme?, ¿y si me han despedido?, ¿y si me encierran con mi agresor?, ¿y si?, ¿y si?, ¿y si?
 
 
Muchas personas comenzaron a percatarse sobre los abusos policiales a personas racializadas: siempre estuvieron ahí, pero si de pronto toda la población está más expuesta a detenciones y multas, lo sentimos más de cerca. Algunas comenzaron a buscar rutinas para “no engordar” en cuarentena (¿nos preocupa nuestra salud o alejarnos del canon de belleza?), otras buscaron la productividad (¿necesitamos sobre-estimularnos?, somos conscientes de nuestra carga alostática y el porqué de ella?) y un largo etcétera. Se han visibilizado aun más los privilegios y las desigualdades.
 
 
 
Y es que nuestro sistema de salud (entre ellas la mental ¡porque SÍ, también es salud!) bebe en gran parte de la violencia:
 
 
Colonial (desde la dysaesthesiaaethiopica, drapetomanía y otras “enfermedades” hasta los CIES, pasando por el decreto hopsyweb en nuestro país vecino, las mayores contenciones mecánicas).
Machista (desde la histeria femenina de Freud hasta una mayor farmacologización en ellas, peor diagnóstico y mayor estigma).
Lgbtifóbica (criminalización en manuales diagnósticos, terapias de conversión, imposibles trámites burocráticos…)
– y un largo historial de violencias capacitistas, xenófobas, edadistas, etc.
 
 
Por todo ello, desde Moviendo Arena nos sumamos a la lucha por #másplazasPIR y luchamos por una desestigmatización de todo lo referente a la salud mental y una mayor accesibilidad a una terapia gratuita y de calidad. Creemos que esto pasa por transformar la mirada hacia lo colectivo, por despatologizar lo cotidiano (¡no más síndromes de la cabaña y más lucha por la calidad de vida!) y alejarnos de violencias que puedan sesgar diagnósticos y tratamientos.
 
No podemos permitir que se vulneren nuestros derechos fundamentales.

Día de los Derechos Humanos

Bea de Castro

Un día cualquiera, caminando por tu ciudad, mientras observas a tu alrededor, a tus vecinos paseando a sus perros, los árboles sin hojas y el viento que mece sus ramas, coches de múltiples colores por la carretera ansiosos por llegar a su destino, luces de Navidad todavía sin encender, y entonces cierras los ojos. Al volver a abrirlos, solo hay oscuridad, parpadeas una y otra vez sin entender porque solo hay oscuridad, no consigues ver absolutamente nada. Te quedas parado en la calle, pides ayuda y la gente te mira, no entienden como en menos de un segundo has perdido la visión, tus ojos son normales, el iris y la pupila están íntegros, pero tú sigues igual, ciego. Mucha gente comienza a apartarse, con gesto desconcertado, “un loco” piensan, mientras que otra persona, se acerca a ti, te pregunta que te ocurre y donde vives, te coge del brazo, te proporciona esa seguridad que necesitas y te lleva de regreso a tu casa sano y salvo.

Los derechos humanos son los sentidos de nuestra vida, de la de todos los seres humanos, probablemente no seas capaz de imaginarte tu vida sin uno de los cinco sentidos, pues imagina a aquellos que carecen de todos los derechos que tú tienes solo por la aleatoridad de haber nacido en España y no en otro lugar, por ejemplo, en el Sáhara occidental, dónde día a día la gente sigue “ciega” y el resto de países los miran, con el mismo gesto de desdén o lástima que te miran a ti cuando pides ayuda, y siguen su camino, no tienden la mano, no es su problema que en el mundo siga muriendo gente por defender sus ideas, su libertad de expresión o su sexualidad.

Desde Moviendo Arena queremos ayudar a quitar esa venda de los ojos, queremos poner luz en esa visión tan oscura, dar fuerza en la voz que no se oye, levantar el brazo que ha perdido la energía para seguir luchando por aquello que creemos indispensable en esta vida, que es la igualdad independientemente de la suerte que hayas tenido en el momento de nacer.

Día del Voluntariado

Natalia Rabadán

La definición más común del diccionario define al voluntario como aquella persona que obra por propia voluntad, sin esperar nada a cambio.  Sin embargo, creo que no expresa realmente lo que es, pues está carente de alma. Y es que, ser voluntario va mucho más allá.

Ser voluntario implica una actitud y un compromiso por apoyar una causa, por querer ayudar a personas que lo necesitan, por cuidar y dar recursos, por enseñar y, en definitiva, luchar por conseguir un mundo mejor. La variedad de acciones es infinita: desde combatir el cambio climático, hasta construir viviendas para gente sin recursos, pasando por el cuidado de personas y animales. Y me quedo muy corta. Puedes encontrar tu lugar en el voluntariado sin ninguna duda. La clave es que lo hagas porque realmente sientes esa motivación.

Sin embargo, lo que a priori no implica ser voluntario es todo lo demás. Lo que no se ve. Cuando te encuentras sumergido en la actividad del voluntariado, lo que no sabes es que los beneficios son mutuos. Y con esto me refiero a que, sin quererlo, el voluntario recibe mucho más de lo que da. Recibe satisfacción, esperanza, enseñanzas, y mucho cariño. Y eso es realmente maravilloso. Consigues crear un nuevo círculo que no conocías, que tiene el mismo compromiso que tú, y empiezas a sentirte parte de una familia.

Eso es justo lo que consigue Rio de Oro y Moviendo Arena. Todo lo vivido en Grottammare, todas las passeggiatas, las comidas, los bailes al ritmo de Waka Waka, las actividades, las tardes en la playa, los miles de gelatos, los primeros pasos para muchos, las enseñanzas por parte de los voluntarios para conseguir una mejor calidad de vida de nuestros pequeños y cada uno de sus abrazos y de las sonrisas, son realmente el mejor regalo del voluntariado. Y todo eso se recibe sin quererlo. Sin buscarlo. Y es realmente maravilloso.

Quiero destacar la gran labor que desarrollan toooodos los voluntarios que forman parte de Moviendo Arena, porque muchos de ellos son para mí parte de esa familia, y todo su esfuerzo y su cariño, se ve reflejado en conseguir un Sáhara libre y en conseguir que todos nuestros niños sean cada día más independientes.

Día Internacional de las Personas con Discapacidad

Nerea Rodríguez & Patricia Pascual

La primera vez que llegué a Grottammare vi a muchos niños y niñas. Niños de ojos negros y marrones, de pelo largo y corto, altos y bajos, niñas sonrientes e incluso alguno un poco más triste. Personas diversas pero que compartían algunas características: querían ser escuchadas, adquirir independencia, moverse, conocer, disfrutar… vivir.
Seguramente si no os contase más pensaríais: “como cualquier otro niño o niña”.

Hace 44 años comenzó la marcha verde y con ella la ocupación saharaui. Pero esta fecha histórica no sólo marca un antes y un después para un pueblo, sino que añade un peldaño más de dificultad a la escalera que tienen que subir las personas saharauis con diversidad funcional.

La diversidad funcional, por definición, significa el planteamiento y superación constante de metas tanto de la persona como de todas aquellas que conviven con ella. A todas estas dificultades diarias hay que añadirles las barreras que suponen vivir en un campo de refugiados situado en medio de un desierto, en medio de la nada.
En cualquier lugar del planeta la falta de recursos, tanto económicos como culturales, son un impedimento para cualquier persona con diversidad funcional. Imaginaos cuál es el nivel de dificultad dentro de un campo de refugiados: son niños y niñas que están en su mayoría sin escolarizar y cuyas familias, en la mayor parte de los casos, no saben cómo enfocar su desarrollo.

Por todo ello sus ganas de independencia son especiales, tienen ciertas características que las diferencian de las del resto de la gente. En Grottammare he visto niñas que no podían sujetar la cabeza terminar caminando, niños que carecían de juego jugar con su amigo, niñas que no emitían sonido alguno cantar una canción, niños que no podían caminar vestirse solos…

Hoy, 3 de diciembre, es el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. Y aquí hablamos de personas muy capaces, capaces de darle con su sonrisa a la realidad en los dientes. Capaces de superarse a sí mismos y de avanzar. Hoy queremos visibilizar también la diversidad funcional dentro de la causa saharaui y recordar que la dis-capacidad es sólo una palabra que nuestros niños y niñas convierten en un aspecto más de su personalidad y no en
la parte protagonista.

Día de la Infancia

María González

Dicen que la juventud lo puede todo, que siendo niños todo es muy sencillo, que los niños son de goma, que no se rompen, que lo aguantan todo. Dicen, que la juventud tiene tiempo, que pueden enfrentarse a cualquier problema, que su imaginación no tiene límites.

Pero eso no es así, al menos no del todo. Los niños no son de goma, sí se rompen, y desde luego, no tienen que aguantarlo todo. No tenemos tiempo, no podemos enfrentarnos a cualquier problema. Pero una cosa sí que tenemos, imaginación.

Imaginación para hacer que los niños saharauis, enfermos, cansados y con mil problemas miren hacia delante. Imaginación para que se levanten cada mañana mientras están con dolores y preocupaciones con una sonrisa de oreja a oreja, imaginación para enfrentar a un mundo que maltrata y menosprecia a los niños. Imaginación para darle valor a cada palabra, a cada sonrisa, a cada pisada. Imaginación para lograr que nos demos cuenta de que necesitan ayuda, para que se den cuenta de que les damos ayuda. Imaginación para echarle ganas y luchar por un pueblo olvidado, por su futuro, sus niños.

No, los jóvenes no somos omniscientes, ni omnipotentes, ni muchísimo menos, pero desde luego en Moviendo Arena tenemos una cosa clara, los niños son lo primero, y nosotros los que logramos que sientan que así es.

#sinmuros

Rosana González López

Hoy la gente celebraba que caía el muro de Berlín mientras otros muchos muros continuaban invisibilizados.
¿Para qué sirven los muros? Algunos opinan que para proteger, otros para dividir, separar y excluir. Para crear miedo y sensación de incapacidad, de imposibilidad… los muros son altos y agresivos ¿cómo es posible que sigan invisibilizados? ¿Quién los esconde? ¿Hay algo más alto que un muro para que estén en sombra? ¿El dinero? Si ponemos un muro de dinero… ¿no sería este débil y frágil cómo el papel? ¿absurdo? ¿Acaso el que lo implantó cree que eso es fuerte? ¿No tendrá que seguir manteniendo la mentira? ¿Cuánto cuesta creérsela? ¿Cuánto cuesta no revelarla?
Me preocupa más el tiempo que tienen que invertir en pensar maneras de manipular, al menos eso ya es vida y no papel. Tiempo para odiar, qué elección de vida más triste.Yo he visto el muro marroquí de la ocupación al Sáhara occidental reflejado en el miedo de los ojos de mis compañeros y compañeras saharauis, tienen mi edad, y no saben si alguna vez volverán a salir de los campamentos de refugiados saharauis, si morirán en esa tierra y se secarán sus sueños.

Y mi impotencia topa otra vez en muro, como la tuya, la suya, la de cada una de las asociaciones de amigos del pueblo saharaui que conviven en España… y quizás para eso sirven también los muros, porque la impotencia que tuvo Marruecos de parar la libertad saharaui se unió en montones de arena y minas y funcionó. ¿Y si sumamos nuestra impotencia contra lo injusto? ¿Y si se une cada Asociación que trabaja por el pueblo saharaui, por vacaciones en Paz, por la cultura, por comisiones médicas, por la comunicación de la verdad…y se reúnen todos para construir un muro de gritos en Atocha? ¿Y si alguna vez conseguimos mover esa arena? ¿Y si nos hacemos más fuertes juntos? ¿Y si explotan las mentiras y desaparece la invisibilidad?

Inshallah que el sábado 16 de noviembre a las 12h00 estemos todos en Atocha uniéndonos en «muro bueno», con la fuerza de las personas y no del papel, donde los de afuera se topen con un «Bienvenido», con una historia que escuchar, con música y cultura, no con miedo sino esperanza y que nada en Madrid nos haga sombra al grito #SáharaLibre, porque van 44 años ya y es hora de ir #Moviendomontonesdearena.

Día de la Parálisis Cerebral

Ángela González Paniego

Parálisis cerebral? O somos nosotros quienes paramos el cerebro al escucharlo? Naturalizar comportamientos y perder perspectiva y empatía hace que hoy en día las personas que conviven con esta discapacidad se sientan discriminadas y, los derechos recogidos en la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, vulnerados.

Desde Moviendo Arena consideramos que el empoderamiento y la máxima preservación de las capacidades individuales son la mejor medida de protección contra el abuso, y por ello queremos apoyar la campaña del movimiento ASPACE #DaleLaVuelta, con el objetivo de aprender a mirar desde otra perspectiva y reivindicar sus derechos.

https://www.youtube.com/watch?v=RBHaKBquk_k

Día de la Juventud

Julia Serrada Tejeda

Según la Plataforma Voluntariado, en 2017, las personas entre 18 y 24 años no representaban más de un 15% de la población total que colaboró con las diferentes organizaciones no gubernamentales. Pero, ¿cómo se ha conseguido esa implicación? La Asociación Moviendo Arena: amigos de Oro tiene lo que, para mí, son las claves que acercan a los jóvenes (como yo) a participar en proyectos de ayuda humanitaria, y son aquellas que conseguirán hacernos crecer.

Moviendo Arena es una asociación creada por jóvenes que promueven la participación social desde medidas, propuestas y herramientas en las que la juventud somos el factor clave. Encontrarse y ayudarse entre iguales hace posible que consideremos que la posibilidad de crear un cambio es real, y está en nuestra mano. Esta asociación permite aportar, granito a granito (o montón a montón) todo lo que tienes dentro, Moviendo Arena es familia, cercanía, accesibilidad, respeto e implicación. Es flexibilidad, frescura y empoderamiento.

A menudo consideramos a la juventud como un grupo despreocupado por lo que sucede a su alrededor, pero, para mí, los jóvenes somos la capacidad de ver un horizonte sin límite, de aportar ideas desde una perspectiva fresca, moderna y de vez en cuando con ese punto arriesgado que hace de una idea, una acción, y de esa acción, un resultado. La juventud es equivocarse, cambiar, y seguir al pie del cañón, porque nuestro ímpetu es imparable, compañeros, y cuando tenemos un objetivo, lo logramos. Somos capaces de trabajar codo a codo, y dar la mano a aquel que lo necesita.

Soy joven, soy voluntaria, y gracias a ello, he descubierto que al final va a ser verdad eso de “juventud divino tesoro”, en nuestras manos está explotarlo y compartirlo con este inmenso mundo que nos rodea.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Social Network Widget by Acurax Small Business Website Designers