Nerea Rodríguez Gutiérrez

El hombre pisó la luna mucho antes de merecerse pisar la tierra. “Un pequeño paso para el hombre, (como sinónimo de persona), un gran salto para la humanidad”. El lenguaje es el reflejo de la sociedad y la importancia que ha tenido siempre lo femenino tanto en la sociedad como en el lenguaje es deplorable. Los ilustrados, siempre con o, se llenaban la boca pidiendo libertades y derechos, en busca de una supuesta igualdad para todos allá por la revolución francesa, pero ahora digo bien: para todOs, ya que su propuesta de igualdad se firmó bajo el título de “Declaración de los derechos del HOMBRE”. Nos dejaban aquí una vez más fuera de la sociedad, fuera de la parte importante del mundo. En un banquillo olvidado donde ni siquiera se nos daba la opción de reclamar minutos, porque nunca estuvimos invitadas al juego. Ahí llegó el momento en que nos cansamos de ser reserva, demasiados siglos silenciadas, delegadas a un papel inferior y a una esclavitud maquillada bajo un halo de “amor”, de “matrimonio”, de “maternidad”, de “pilar de la familia”, de “labores del hogar”… bajo una absoluta invisibilización en todos los medios posibles. Ahí comenzó el feminismo, en el momento en que la mujer se cuestionó la verdadera obligatoriedad de sus deberes y reclamó al fin sus derechos. Ese ha sido el pequeño paso para la mujer y el grandísimo salto para la humanidad. Tenemos mucho que agradecer a esas mujeres que dijeron basta por primera vez a la injusticia. 

Después, tras el movimiento sufragista de la segunda ola al que tanto debemos, hemos seguido el camino, a pasitos de gigante, hasta llegar a conseguir hazañas como la del pasado 8M, con la primera huelga general en España que exige la igualdad real, con un impacto social y económico que supera todas las expectativas previas. ¡Pero qué bien le ha sentado siempre el morado a esta España nuestra! 
Ahora toca teñir otra vez las calles de verdades hasta el momento silenciadas, porque nos hemos cansado de callar, porque libres sí que somos guapas. Ahora estamos cocinando algo con una pinta exquisita, un potaje que huele a sororidad y a esta fiesta estamos todxs invitadxs. Invitadxs a pasar a la historia, como aquellas que salieron a la calle reclamando lo que siempre debió ser suyo.

Ahora seguimos, pero aún es el principio de una larga lucha, este mundo sigue siendo sexista, clasista, racista y homófobo. Y aún con todo tenemos que dar gracias de estar en España, si si, como lo estáis leyendo, en España. Porque si ponemos el foco del feminismo desde otro punto de mira seguimos encontrando aberraciones arcaicas que nunca deberían de haber tenido lugar, pero menos aún cuando en el país vecino ya se ve la luz. Porque el ser humano es bueno por naturaleza, pero los valores naturales se pierden cuando unx más se alimenta de capitalismo y patriarcado. Si viajamos hasta el Sáhara encontramos a una mujer saharaui sin contaminar de los monstruos de nuestra sociedad, una mujer repleta de valores en cada rincón de su corazón, que empapan a quienes les rodean y les dan de comer verdad, honestidad, justicia, confianza… palabras que se quedan vacías una vez que cruzamos el charco. El charco de este mar que tantas almas se está cobrando y que se lo lleva todo dejando una huella imborrable de cadáveres, físicos y sociales. Estos valores en un Sáhara ocupado donde se violan a diario los derechos humanos, donde las mujeres cada día son torturadas, violadas y apaleadas. Y donde cada día ellas siguen gritando y luchando por su libertad, después de que España, tras 30 años de progreso en derechos, olvidara por completo y abandonara a su negra suerte al pueblo saharaui.

No somos “iguales” no, nadie lo es, somos gente diversa en un mundo diverso, pero ya lo decía Clara Campoamor, lo que deberíamos ser es equivalentes. Así que luchemos por ellas, con ellas y por todas nosotras, porque no se puede alcanzar un feminismo real si no es global, porque no se puede ganar la carrera si en el equipo no jugamos todxs.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies