Día de las personas migrantes

Parece fácil decir la palabra migrante, pero esta palabra refleja muchas cosas, entre ellas una difícil y gran decisión, como es la de dejar atrás tus recuerdos de la infancia, a tu familia, amistades, tu escuela o tu trabajo, tu país. Cosas que escapan a la lógica y que responden a una situación de necesidad.

A veces (muchas) se nos olvida que las personas migrantes son seres humanos como el resto, porque se las reduce a categorías como terroristas o delincuentes, deshumanizando y despersonalizando de forma deliberada.

¿Crees que eres igual que el resto de personas de tu nacionalidad, de tu identidad, de tu orientación, de tu cultura, de tu religión, de tu etnia? ¿O crees que depende de la persona? ¿Por qué entre la población migrante iba a ser diferente? Hay personas buenas y malas de todas las condiciones, nacionalidades y religiones. No somos migrantes porque huyamos de la justicia de nuestros países, ni tampoco estamos aquí para robarte tu trabajo. Estamos aquí porque buscamos una oportunidad de vivir (a veces de sobrevivir) y mejorar la vida de nuestros hijos/as. Tampoco venimos solo de países de África, en todo el mundo hay personas buscando una vida mejor.

¿Por qué no señalamos los aportes de la población migrante en estas sociedades? ¿Acaso no participamos ni contribuimos a la sociedad? Se me ocurre como ejemplo el equipo de fútbol de Francia, donde el 90% son migrantes, al igual que en expresidentes de Estados Unidos cuyas familias han sido migrantes.

Al final, somos seres humanos y tenemos que respetar a todas las personas, con independencia de su raza, etnia o región. Tenemos derecho a una vida digna, sea en el país o territorio que sea.

Lo más importante es unir nuestras manos.

Leave a Reply

Social Media Icons Powered by Acurax Web Design Company