Día Internacional de las Personas con Discapacidad

Nerea Rodríguez & Patricia Pascual

La primera vez que llegué a Grottammare vi a muchos niños y niñas. Niños de ojos negros y marrones, de pelo largo y corto, altos y bajos, niñas sonrientes e incluso alguno un poco más triste. Personas diversas pero que compartían algunas características: querían ser escuchadas, adquirir independencia, moverse, conocer, disfrutar… vivir.
Seguramente si no os contase más pensaríais: “como cualquier otro niño o niña”.

Hace 44 años comenzó la marcha verde y con ella la ocupación saharaui. Pero esta fecha histórica no sólo marca un antes y un después para un pueblo, sino que añade un peldaño más de dificultad a la escalera que tienen que subir las personas saharauis con diversidad funcional.

La diversidad funcional, por definición, significa el planteamiento y superación constante de metas tanto de la persona como de todas aquellas que conviven con ella. A todas estas dificultades diarias hay que añadirles las barreras que suponen vivir en un campo de refugiados situado en medio de un desierto, en medio de la nada.
En cualquier lugar del planeta la falta de recursos, tanto económicos como culturales, son un impedimento para cualquier persona con diversidad funcional. Imaginaos cuál es el nivel de dificultad dentro de un campo de refugiados: son niños y niñas que están en su mayoría sin escolarizar y cuyas familias, en la mayor parte de los casos, no saben cómo enfocar su desarrollo.

Por todo ello sus ganas de independencia son especiales, tienen ciertas características que las diferencian de las del resto de la gente. En Grottammare he visto niñas que no podían sujetar la cabeza terminar caminando, niños que carecían de juego jugar con su amigo, niñas que no emitían sonido alguno cantar una canción, niños que no podían caminar vestirse solos…

Hoy, 3 de diciembre, es el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. Y aquí hablamos de personas muy capaces, capaces de darle con su sonrisa a la realidad en los dientes. Capaces de superarse a sí mismos y de avanzar. Hoy queremos visibilizar también la diversidad funcional dentro de la causa saharaui y recordar que la dis-capacidad es sólo una palabra que nuestros niños y niñas convierten en un aspecto más de su personalidad y no en
la parte protagonista.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies