Conocimos a Nayem cuando tenía 1 año, allá por inicios del 2018 mientras estábamos en Bolla durante uno de nuestros viajes a los campamentos. Su madre se había acercado a la sede de Río de Oro preocupada por la mancha gigante que ocupaba más de un cuarto de su pequeña carita, ¿casualidad? allí se encontraba una de nuestras compañeras, quien nació con la misma enfermedad rara.

2 años después, Nayem y su madre se encuentran en España listos para afrontar los distintos asaltos al quirófano a los que se tendrá que enfrentar el pequeño durante los próximos años. Detrás de este logro está el compromiso, esfuerzo, papeleo e incertidumbre de nuestras voluntarias y otros profesionales sanitarios, pero sobre todo hay mucha solidaridad de otras organizaciones como la casa de enfermos de Granollers y la Asociación Española de Nevus Gigante congénito (ASONEVUS) sin las que nunca hubiésemos podido conseguir todo esto.

Sin embargo esta ventura está empezando y necesitamos más apoyo que nunca para cubrir los gastos de vivienda, comida, medicinas de esta familia. ¿Quieres ayudarnos? puedes realizar tu donación aquí